Novel Coronavirus SARS-CoV-2

News&Guide’s COVID-19 coverage provided free to the community
However, this coverage is not free to produce. Our newsroom is working long hours to provide you the news and information you need during this public health crisis. We rely on our subscribers and advertisers to underwrite our news mission. Please consider supporting our efforts by subscribing today.

Un grupo está sufriendo la peor parte del brote de coronavirus en el condado de Teton, y no son los jóvenes.

Aunque los latinos representan solo el 15% de la población del condado, según las estimaciones de la Oficina del Censo de EE. UU para el año 2019, representan el 32% de los casos locales de COVID-19 desde marzo. Ese número ha sido aún más pronunciado en las últimas semanas, aumentando al 57% de los casos entre el 25 de agosto al 7 de septiembre.

“Eso está muy sobrerrepresentado para la comunidad latina”, dijo la directora de salud del condado de Teton, Jodie Pond, a los comisionados del condado.

Si el coronavirus afectara a cada grupo demográfico por igual, los porcentajes de casos generales coincidirían con la proporción de la población de cada grupo. Sin embargo, en todo el país, las comunidades de color se han visto más afectadas por el virus, mostrando tasas de casos desproporcionadas y un nivel más alto de casos graves.

“Las inequidades sociales y de salud sistémicas de larga data han puesto a muchas personas de grupos minoritarios raciales y étnicos en mayor riesgo de enfermarse y morir por COVID-19”, se lee en la guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Durante el brote, muchas personas pudieron comenzar a trabajar en casa, lo que reduce drásticamente el riesgo de infección. El economista de la Universidad de Stanford, Nicolas Bloom, dijo en junio que el 42% de los estadounidenses habían pasado a trabajar a tiempo completo en casa, mientras que el 33% no estaba trabajando.

Eso dejó aproximadamente a una cuarta parte de los estadounidenses trabajando en ubicaciones físicas, la mayoría de ellos siendo “trabajadores esenciales”, como los que abastecen los estantes de los supermercados quienes son los primeros en responder o trabajan en el cuidado de la salud. Dado que sus trabajos requieren que se encuentren en público alrededor de gente, los trabajadores esenciales han estado en mayor riesgo desde que comenzó el brote. Eso es cierto para muchos en la comunidad latina de Jackson.

“Definitivamente están trabajando en la industria de servicios, por lo que tal vez su riesgo sea su trabajo”, dijo Pond. Los trabajos de la industria de servicios en particular pueden tener salarios bajos, lo que significa que los empleados no pueden faltar al trabajo por temor a encontrarse en una situación financiera desesperada. Eso podría llevarlos a tener que ir a trabajar aunque les preocupe contraer el coronavirus.

“Estamos viendo eso la comunidad de inmigrantes, pero creo que se ha expandido incluso en la comunidad en general”, dijo Isabel Zumel, directora de educación y alcance de One22. “Son personas que quieren hacer todo lo posible para generar un ingreso mientras su trabajo este aún disponible”.

La economía estacional del verano, conocida como la temporada de “festín o hambruna” de Jackson significa que los trabajadores y empleados deben aprovechar el turismo de verano para estar en una buena posición económica, pero este no es el único factor que puede aumentar los casos de COVID-19 en la población latina.

Debido a que muchas familias viven en hogares multigeneracionales, dijo Zumel, incluso aquellos que pueden ponerse en cuarentena enfrentan la exposición de miembros de la familia que pueden estar trabajando en la industria de servicios.

Los hogares con muchas personas viviendo a la vez podrían amplificar el brote si los miembros de la familia se llevan el virus a casa. Para contrarrestar esas fuerzas, el Departamento de Salud del Condado de Teton está trabajando con One22 y La Familia Servicios de Consejeria en la divulgación y la educación del virus.

Esta union de organizaciones ha contratado “movilizadores”, dijo Zumel, que pueden brindar información a los miembros de la comunidad latina sobre los recursos que están disponibles para ellos. Ha habido cierta confusión sobre las pruebas, por lo que el grupo espera identificar brechas en la información o los servicios en las próximas semanas.

Dado que los casos en la comunidad latina podrían tener una mayor propensión a propagarse, y que a menudo se mezclan con otros a través del trabajo, el grupo considera esencial poder responder a las preguntas y reducir la tasa general de casos.

“Eso es lo que realmente estamos tratando de ver si podemos controlar”, dijo Zumel. ”Porque, honestamente, en una situación de pandemia como esta, todos somos interdependientes”.

—Traducción cortesía de Lina Collado

Tom Hallberg covers a little bit of everything, from skiing to long-form feature stories. A Teton Valley, Idaho, transplant by way of Portland and Bend, Oregon, he spends his time outside work writing fiction, splitboarding and climbing.

(0) comments

Welcome to the discussion.

Please note: Online comments may also run in our print publications.
Keep it clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
Please turn off your CAPS LOCK.
No personal attacks. Discuss issues & opinions rather than denigrating someone with an opposing view.
No political attacks. Refrain from using negative slang when identifying political parties.
Be truthful. Don’t knowingly lie about anyone or anything.
Be proactive. Use the “Report” link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with us. We’d love to hear eyewitness accounts or history behind an article.
Use your real name: Anonymous commenting is not allowed.